En la actualidad muchas personas se comen las uñas, es un tic que llega a convertirse en un hábito.

La mayoría empieza desde niños llegan a adultos y siguen con la mala costumbre de comerse las uñas.

Este mal hábito se llama Onicofagia, así se llama es una condición que afecta a un 45% de los niños y a un 10% de los adultos.

Consiste en un trastorno nervioso, no es tan grave pero los niños que se muerden las uñas tienen muchas mas probabilidades de perder sus habilidades sociales que de quienes no sufren de onicofagia. Según estudios publicados de Biomed Central.

La mayoría de expertos señalan que es una manera de ignorar la ansiedad, una de las prácticas que llegan a convertirse en distracción fácil y relajante.

Este tic es uno de los actos de reflejo inconsciente automático, por lo que cada vez resulta muy difícil dejarlo, pero jamás imposible.


PROBLEMAS AL MORDERSE LAS UÑAS

Aparte de ser un problema de estética, el morderse las uñas puede llegar a afectar la salud y tener consecuencias en otras partes del organismo.

El tic del mordisqueo causa un mal crecimiento de las mismas, se crean microtraumatismos que llegan alterar la anatomía del lecho ungueal.

Esto se sitúa por debajo de las uñas. Por si fuera poco también ocasionan pequeñas heridas alrededor de ellas, provocando inflamación y mucho dolor en el dedo. Se forman verrugas peringueales.

El morderse las uñas también pueden tener consecuencias como la mala oclusión de los dientes anteriores, parásitos intestinales por meterse los dedos sucios a la boca, virus y lo más común hongos o cándilas en la uña que en la mayoría de los casos se trasladan a la mucosa oral o destrucción alveolar.

Más curiosidades, aquí: facebook.com/curiosidadesdelmundoo/