El papa Francisco y la Santa Sede condenaron "la manifestación de locura homicida y de odio insensato" de la matanza en una discoteca gay de Orlando (EEUU), en la que murieron al menos 50 personas y 53 resultaron heridas.

Vaticano condena manifestación d

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, señaló en un mensaje que "el terrible crimen sucedido en Orlando, con un número altísimo de victimas inocentes ha suscitado en el papa Francisco y en todos nosotros los sentimientos más profundos de condena, de dolor y de perturbación, ante esta nueva manifestación de locura homicida y de odio insensato".

La Santa Sede informó de que el papa "se une en la oración y en la compasión al sufrimiento indecible de las familias de las víctimas y de los heridos y los encomienda al Señor para que puedan encontrar consuelo".

"Todos esperamos que se puedan identificar y contrastar eficazmente lo más pronto posible las causas de esta violencia horrible y absurda que turba así profundamente el deseo de paz del pueblo americano y de toda la humanidad", agregó.