Seamos claros.







Hace unos días Ana Guerrero de Debian anunciaba que el sistema de archivos ZFS estará disponible en Debian, pero utilizando módulos DKMS para evitar incompatibilidades en la licencia específica de ZFS con la GPLv2 del núcleo.

La noticia fue retransmitida por unos cuantos blogs, especialmente porque Ubuntu no ha tenido ningún tipo de reparo en incluir ZFS en el núcleo, a pesar de los posibles problemas de licencias. Y, ciertamente, la noticia es buena y hace que nos sintamos orgullosos de que exista una distribución como Debian, que siempre ha sido absolutamente rigurosa con este tipo de problemas. Ahora bien, una cosa que ha pasado absolutamente desapercibida de la entrada de Ana Guerrero ha sido la siguiente afirmación:

ZFS is not available exactly in Debian, since Debian is only what?s included in the ?main? section archive. What people really meant here is that ZFS code is now in included in ?contrib? and it?s available for users using DKMS.


La afirmación implica que la distribución que conocemos como Debian GNU/Linux no es ni aquello que está en contrib ni en non-free, aunque Debian admita en su sistema oficial de informes de fallos informes sobre paquetes en dichos paquetes, guarde dichos repositorios en sus servidores, los firme con sus claves y, por tanto, los identifique como propios usando OpenPGP, etc. Según lo que dice Ana Guerrero y la documentación de Debian, nada de eso es Debian, aunque tenga toda la pinta de que lo fuera.

Ciertamente, en toda instalación nueva de Debian, /etc/apt/sources.list sólo incluye el acceso a main, pero todo lo demás apunta a que tales repositorios son parte de Debian diga lo que digan las fuentes oficiales que afirman que sólo son repositorios de ?conveniencia? para los usuarios de Debian. 

Es absolutamente falso que Debian no dé soporte a paquetes de contrib non-free; no tienen más remedio que ofrecer actualizaciones de seguridad a paquetes tan ?venenosos? como flashplugin-nonfree (el cual, a pesar del nombre, está en contrib) si no quieren salir en la prensa especializada como unos irresponsables.

Siento decir que este tipo de ambigüedades están a la orden del día de unas cuantas distribuciones. Ubuntu tiene la desfachatez de decir en su /etc/apt/sources.list que sólouniverse multiverse no tienen soporte de Ubuntu ni de seguridad (falso: un paquete comoflashplugin-installer ha tenido actualizaciones de seguridad) y Arch Linux se esfuerza en hacer ver que AUR no es ?parte de Arch Linux?. En el caso de Arch, los paquetes deAUR dependen del buen hacer de cada encargado de cada paquete.

Sin embargo, aunque de AUR se puede decir que no tiene soporte oficial de Arch Linux ?ni siquiera tiene sistema de informes de fallos?, para ?no ser parte de Arch Linux?, bien que se hacen referencias constantes a sus paquetes en la Arch Wiki, bien que se ocuparon los desarrolladores de Arch Linux en gestionar la transición de AUR a un sistema basado en Git, bien que los Trusted Users de Arch Linux se ocupan de vigilar y mantener AUR y bien que se discute constantemente sobre AUR en las listas de correo oficiales de Arch. Compárese, por ejemplo, el celo de Arch Linux por que funcione AUR y la total desvinculación de Ubuntu de los PPAs en Launchpad.


Esto, las afirmaciones extrañas de KDE Neon sobre sí mismo ??somos un repositorio, pero puedesdescargarte una ISO de un sistema operativo entero?? o el hecho de que en muchas derivadas no se sabe exactamente hasta dónde llegan las intenciones de dar soporte a los paquetes ?¿da soporte ElementaryOS a los paquetes que ofrece directamente de los servidores de Ubuntu, que constituyen más del 90% de toda la distribución?? son una gran fuente de confusión y, en mi opinión, un síntoma más de las desastrosas relaciones públicas y políticas de comunicación de los proyectos de Software Libre. 

Es cierto que, por ejemplo, en el caso de Arch Linux, Debian y Ubuntu, afortunadamente, aquello a lo que se le da soporte de facto es mucho más de aquello a lo que dicen dar soporte, pero en el caso de KDE Neon, ElementaryOS y similares derivadas la confusión es total. La reina de la confusión seguramente sea KaOS, que incluye en su sistema base la herramienta para utilizar el repositorio KCP, el cual, se supone, sería el equivalente a AUR, pero que recibe la denominación de repositorio ?comunitario?, propia de repositorios que están integrados en el sistema regular de instalación de paquetes pero que está mantenido por miembros de la comunidad que no son necesariamente desarrolladores de la distribución? (ej., community en Arch, universemultiverse en Ubuntu, pero ¿son oficiales?).


No, esto no es una discusión de salón. Esto incide directamente en lo que pueden esperar los usuarios de una distribución determinada. Si no está perfectamente claro qué es lo que está bajo la responsabilidad de la distribución y qué no, y si esos dichos no se corresponden a los hechos, se está engañando al usuario. Incluso los casos aparentemente bondadosos de Debian, Ubuntu y Arch de decir que se da menos soporte del que realmente se da pueden llevar a engaño al usuario.

Imaginad que, después de muchos años de actualizar Flash para atajar vulnerabibilidades seguridad, Debian, por cualquier razón, no pudiera continuar haciéndolo; los usuarios, acostumbrados a que se actualizara,creerán que el soporte se continúa dando hasta que alguien se dé cuenta de que ya no es así? y esperemos que no sea porque haya noticias de un ataque exitoso.


Este tipo de faltas de claridad ?por no decir faltas de seriedad? tienen que acabar. Al usuario que entra sin mucho conocimiento técnico, simplemente, no se entera de este tipo de cosas, salvo que se encuentre con una distribución que haga las cosas mal y le acabe afectando de alguna manera que pueda palpar.

Sin embargo, en cuanto uno va informándose sobre el soporte que da una distribución, porque empieza a preocuparle a uno la fiabilidad en el sistema por la razón que sea, la claridad puede conllevar a que se escoja un proyecto en vez de otro? o que se escoja software privativo en vez de Software Libre. Un ejemplo que siempre saco a colación son todas aquellas distribuciones ?de boutique? que quieren ser fáciles de usar para un usuario no técnico y que nunca parecen salir de un ambiguo estado beta que no publicitan como tal? Luego, cuando surgen los problemas no me extraña que haya usuarios que abandonen el Software Libre sintiéndose engañados; creo que todos hemos visto mensajes de este tenor en redes sociales, foros y otros medios de participación de usuarios.

Algunos seguiremos insistiendo en que la comunicación en el Software Libre debe mejorar. Entiendo que una buena parte de la demografía de este movimiento se componga mayormente de personas de perfil técnico a los que no les interesan en absoluto las relaciones públicas y la gestión de la comunicación, sino resolver problemas técnicos.

La comunicación es un problema que se debe resolver, a pesar de todo: el mejor proyecto libre puede ser absolutamente desconocido o incluso despreciado si no comunica correctamente qué es lo que es o qué es lo que no es. No somos máquinas como los ordenadores que ejecutan el código que se pretende hacer llegar a la mayor cantidad de usuarios: necesitamos información clara que nos dé, además, una buena sensación, una sensación de que el emisor de dicha información es confiable tanto en los dichos como en los hechos. Ése es el secreto: debemos dar toda y la mejor información, siempre.


Imagen: Agua fría, de Josué Goge, publicada bajo CC-BY 2.0